las dos monedas de oro silencioso

comprar
En el tiempo de este cuento, el rey del mundo, la fuente, se llamaba Practico el Silencioso, un nombre que le iba justamente a la medida. Practico no solamente destacaba por su capacidad de ver como todas las cosas y condiciones servían y apoyaban en cada momento, pero el darse cuenta de ello lo enviaba como un cohete a estados eufóricos de tanta risa y éxtasis que cada vez penetraba mas y mas en su propio silencio y por consecuencia en su propio misterio de ser.

Así que en lo que mas veía y disfrutaba viendo lo bien que la vida estaba organizada, que el caos no es caótico del todo, y también lo es, pues mas silencioso se manifestaba y mas disfrutaba, y así, y así y así, siempre nuevo y mas silencioso.
Pero la vida sigue siendo un aventura del alma, un safari espiritual con todo tipo y niveles de desafío que eso implica. Y cuando uno es el dueño del mundo, de todo y de todos es mas que razonable esperar que algún desafío se presente, mas bien uno los escoge conscientemente que fue el caso.

Practico el Silencioso a menudo disfrutaba con el hecho de que ya que estamos aquí para dar, pues ese dar es igual a un precio y en lo que mas resistencia hay mas alto puede parecer el precio. Esas resistencias cuando forman parte de hábitos le llamamos tacañería. Pero acuerdate que estamos hablando de un lugar, un planeta donde todos saben que lo tienen todo a su disposición, no hay nada que tenga que faltar, pero si parece que ocurre. Esto era el dilema, ¿como es que en un planeta donde todos saben que lo tienen o pueden tener todo, que pueda existir esa sensación de falta y para que sirve? Este día en uno de esos momentos mágicos cuando uno observa una nueva posibilidad para darle algo nuevo a los demás, Practico se entrego a una visión.